noticias - rock en español - rockeros.net eventos - rock en español - rockeros.net radio - rock en español - rockeros.net bandas - rock en español - rockeros.net videos - rock en español - rockeros.net fotos - rock en español - rockeros.net clubs - rock en español - rockeros.net foro - rock en español - rockeros.net chat - rock en español - rockeros.net contacto - rock en español - rockeros.net
rockeros.net / noticias / articulos / Cuatro años con Cerati.

Unete a rockeros.net elist





La ultima info directo a tu email.







May. 21, 2013 - Cuatro años con Cerati.


Cuatro años con Cerati.

Gustavo Cerati Tres añosCuatro años con Cerati.

San Francisco, CA 15 de Mayo 2014
Si viviéramos en un mundo ideal Gustavo Cerati ya hubiera despertado del profundo sueño en que se encuentra. Pero no, no lo hacemos. Vivimos en un mundo en donde lo práctico es señal de egoísmo y en donde lo posible nos parece imposible aunque no lo sea. Pero igualmente, a pesar de que seguramente Cerati ha de estar en lo que conceptualmente etiquetamos como paraíso, ha de extrañar todo lo terrenal desde la lejanía/cercanía en la que se encuentra. Ha de extrañar las cosas buenas y malas de la vida, el ying yang, el blanco y el negro, la luz y la oscuridad. Y es que cuando todo lo que tienes en la vida es eso solamente, vida, eres un ser omnipotente dentro de tu universo, capaz de desdeñar a la muerte y a los límites del pensamiento humano.

Gustavo de seguro sueña y muy dulcemente, algo que de seguro no es nuevo para él. De seguro se sueña niño jugando con Benito y Lisa, sus hijos. Los besa, los abraza, los palpa, les platica, les enseña, los siente a su lado, les dá ese amor que sólo un padre les puede dar. Sueña tal vez con sus padres y hermanos en lugares lejanos y tiempos distintos. Se sueña haciéndole el amor a sus mujeres, sintiendo los besos a flor de piel y sintiendo como la humedad del amor se pasea en vaivenes inconclusos por su viva piel.

Sueña con las luces de Paris y la pasión de Soda Stereo. Sueña con los días comunes de Buenos Aires y los caóticos del DF. Sueña con esa noche en Caracas, el dolor de cabeza y todo lo que vino después. Un auto, una sonrisa, una caricia, un sentimiento, una tristeza, una emoción, un grito, un poema, un solo de guitarra, una ilusión, un universo, un pensamiento, un libro, un amor, un odio, un sonido, una mirada, un beso, un corazón, una historia, una imagen, una perdición, una fé, una decepción, un entendimiento, una esperanza, un color, un aroma, una ilusión, una fiesta, una entrega, una sensación... Sueña con todo. Gustavo comprende el todo, desde allá.

Gustavo Cerati despues de 3 años

Sueña en zooms los recuerdos de su niñez y de su adolescencia mientras surfea por las olas de lo que nos es incomprensible a nosotros pero a él ya no. Sueña con las cosas más básicas de la vida. Cuando todo lo que tienes en la vida, es solamente eso, vida, caminar a la nevera por una cerveza es toda una travesía de colores, distancias, aromas, texturas y posibilidades. Es la vida la que lo mantiene vivo. Y no es que se aferre a ella, más bien la cuida y la protege, la define y la diseña. La lleva a un nivel más alto que ni tu ni yo podemos comprender.

El está ahí. Ahí arriba o abajo o donde sea. Ha de soñar que camina en las tierras en la que creció, en el olor del pasto y el de la comida. Ha de soñar con un balón de fútbol rodando por la salada arena clara de la playa. Ha de soñar con el sabor del mate y de seguro lo disecciona con amplio detalle sintiéndose capaz de exponerlo hasta el más mínimo detalle. De seguro escribe canciones a la esperanza. No creo que se encuentre rodeado de silencios dolorosos y desesperantes. De seguro le rodean sinfonías y melodías literalmente celestiales compuestas a base de purezas e ilusiones. Gustavo sueña y participa activamente en la creación. Imagina lo que se va a encontrar cuando regrese. Será el hombre más feliz del mundo cuando lo haga.

Son cuatro años sin Cerati, duros años de pensar en el what if. Muchos crecimos con su música, su imagen, su porte. Lo seguimos queriendo y no lo podemos olvidar. Es uno de eso recuerdos permanentes e indelebles que simplemente, por la densa estela de humanidad que dejó a su paso, no es posible diluirlo en la historia fácilmente. Y no lo haremos nunca aunque pasen cientos o miles de años. Habrá siempre, siempre, alguien que lo recuerde. Sonará a cliché pero Cerati vivirá por siempre despertando de su cómodo letargo o no. Son pocos los seres humanos capaces de marcar irremediablemente la vida de otras personas y Cerati lo hizo, no sólo a través de su música que tatuó sentimientos y formas de pensar en varias generaciones sino, por la humanidad que impregno en aquellos que nos cruzamos de una forma u otra en su camino.


Por: Guillermo Goyri